UN DISCO AL REVÉS

Por Alonso Arreola

 

Esta es, en buena medida, la historia de un disco al revés. El resultado de un camino largo –en tiempo y kilómetros– que llevó a dos músicos (Alonso Arreola y José María Arreola), un poeta (Mardonio Carballo), un videoasta (Rogelio Aguilar) y un productor (Gerardo Rosado), de una ocurrencia de madrugada en Coyoacán a una lancha en el Cañón del Sumidero de Chiapas sorteando molinos de viento, ríos y playas, visitando gente cuya sabiduría cambia sufrimientos por nuevas y mejores palabras.

Esta es en buena medida, la historia de cómo nacieron ocho composiciones –mezcla de música, poesía y video – prefiguradas en poco más de dos años y siete países (México, Estados Unidos, Uruguay, Colombia, Costa Rica, Portugal, Inglaterra); de cómo tomaron forma definitiva en este disco/libro/dvd tras hallarse cara a cara con las audiencias que originalmente las inspiraron (Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Morelos, Distrito Federal)

Esta es, en buena medida, la historia de cuando Arreola + Carballo visitó a los indígenas tzotziles del Taller Leñateros en San Cristóbal de las Casas, a la poeta zapoteca Irma Pineda en Juchitán, a la escritora Esther Hernández Palacios en Xalapa, a los activistas Marco Tafolla y Alma Benítez en el Centro Cultural Yankuik Kuikamatilistli de Xoxocotla, y a Lucina Jiménez en la Fabrica de Creación e Innovación La Nana del Distrito Federal.

Estas son, pues, Las horas perdidas que nos encontramos andando por algunas partes del mundo, buscando rutas con menos sangre y menos violencia.