Las Plumas de la Serpiente electorales: ¿valió la pena votar?